martes, 4 de agosto de 2009

...pensamientos tras la púa

Seis cuerdas, un cuerpo de madera y unos oidos. No necesito mucho más para ser feliz. Dicen que al coger una guitarra por primera vez te sientes raro. Yo, la verdad, no tengo ni idea de cómo me sentí, de esto hace ya 15 años. Me pongo a pensar en todos estos años y no encuentro nada, ni el más mínimo resquicio de duda, para arrepentirme de ser músico. No es algo que elegí, yo creo que la música me eligió a mí.


¿Por qué ésta entrada? porque ya es hora de decirle al amor de mi vida que la quiero.

5 comentarios:

habemusfriki dijo...

hola chuchi, soy tu guitarra, agradecería que después de tus poluciones nocturas te lavaras las manos, en serio.... bastante tengo ya con que me pegues puazos que en la parte más sensible de mi mástil tienes que sobarme suavementeeee.

Fuera coñas, no cambies chaval, sabes... al menos..... q tu guitarra será tuya y solo tuya, y no te dirá que no a lo que la propongas, ejjejej, qué le regalarás en san valentín?

Saludos campeón !!!

Chuchy dijo...

San Valentín es todos los días.... no necesito un día para decirle que la quiero... =P

habemusfriki dijo...

he dicho qué le regalarás, jeje, x cierto... q te debo una jarra de cerveza, jejeje, ya quedaremos antes de volver al curro.

Salud !!!

Guy Fawkes dijo...

excusatio non petita, acusatio manifiesta

Alicia dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada, la he leido por casualidad por la página que tienes en tuenti...Jo, ojalá a mi también me hubiera llamado así mi viola...pero lo nuestro duró menos. Espero que duréis mucho, porque sí, tienes razón, la música te hace estar vivo, te hace soñar y te aleja de la realidad o en ocasiones te alejas más a ella...depende del día. PEro lo cierto es que tocando se disfruta y parece que en ese momento no puedes hacer otra cosa. Qué pena que ahora mi instrumento me traiga no muy buenos recuerdos pero me alegro que al resto del mundo pueda seguir con esa ilusión. Qué eso nunca cambie en ti! Te lo dice una ex-música que la echa de menos